Saltar al contenido

Lo malo, lo bueno y lo increíble: Todo lo que debés saber del ajo4 min read

4 febrero 2020

El ajo constituye, sin lugar a dudas, el alimento de la gran contradicción. Alabado por muchos, debido a sus propiedades saludables, y denostado por otros, por su olor desagradable y sabor intenso y característico que perdura durante bastante tiempo. Lo cierto es que el ajo es un producto muy apreciado tanto por los profesionales de la sanidad como por los de la cocina debido a sus múltiples acciones, usos y beneficios.

Por eso te contamos aquí algunos detalles de este alimento lleno de seguidores y también de personas que lo odian:

Estos son algunos de los procesos en los que el ajo puede tener implicaciones positivas:

  • El ajo se ha relacionado de forma bastante directa y beneficiosa con enfermedades cardiovasculares, debido a su capacidad para dilatar o ensanchar los vasos capilares, que son los más estrechos, y ayudar así a la sangre a fluir en procesos de hipertensión arterial.
  • El ajo tiene cierto efecto en la reducción del denominado colesterol malo o LDL-c y de los triglicéridos sanguíneos. Así puede resultar útil en procesos de hipercolesterolemiao hipertrigliceridemia.
  • La alicina posee también la capacidad de aumentar la expectoración, es decir, la expulsión de secreciones del aparato respiratorio, así que se puede usar, conjuntamente con los líquidos, como un buen expectorante en procesos catarrales, gripales o alérgicos, mejorando notablemente la sintomatología más molesta como la congestión.
  • El ajo se ha convertido también en un aliado fundamental de la seguridad alimentaria, ya que es un potente desinfectante frente a algunos de los microorganismos que másintoxicaciones alimentarias causan, como es el Campylobacter. De esta forma, siempre es más seguro para nuestra salud conservar una carne picada con ajo añadido que sin él. Este recurso se ha venido utilizando desde antaño al añadir ajo en las preparaciones de maceraciones o adobados.
  • El ajo, como la mayoría de los alimentos ricos en agua y en potasio, constituye uneficaz diurético, ayudando a prevenir la acumulación de líquidos, ya que mejora el volumen de orina expulsado.
  • La alicina reduce la capacidad de coagular de la sangre, por lo que es útil en personas que posean cierta tendencia a la formación de trombos sanguíneos. Sin embargo, esta cualidad tiene un lado positivo, que es el comentado, y otro negativo, ya que ante unaherida o intervención sería más difícil detener la hemorragia.

Aspectos negativos del ajo

No todo iban a ser propiedades beneficiosas. Aquí presentamos algunas de las cuestiones más molestas relacionadas con el ajo:

  • Su sabor picante e intenso puede producir molestias orales, esofágicas, gástricas o digestivas en personas especialmente sensibles. Es un alimento se suele repetircon facilidad y puede producir ardor gástrico.
  • Su consumo en elevadas cantidades puede aumentar o reducir la acción de algunos medicamentos (hipoglucemiantes que se usan en el tratamiento de ladiabetes mellitus, anticoagulantes usados en enfermedades circulatorias, etcétera).
  • Asimismo, el ajo provoca mal aliento, también denominado halitosis, bastante difícil de camuflar.
  • Ciertos componentes del ajo son capaces de pasar a la leche materna durante su formación y pueden aportar mal olor o sabor a la misma, por lo que el bebé podría rechazar de pronto la lactancia materna debido a este nuevo y extraño sabor. Cada mujer gestante debería comprobar este hecho ante el rechazo de la leche -que no ocurre únicamente con el ajo-, antes de tomar cualquier otra medida.

El ajo en el cocina

A continuación te presentamos algunas consideraciones a tener en cuenta sobre el ajo, tanto en lo que concierne a los problemas que conlleva su olor o la mejor manera de conservarlos o pelarlos:

  • Para eliminar de forma sencilla y duradera el olor de los útiles de cocina y nuestras manos tras la preparación con ajo, es recomendable lavar los utensilios, como el cuchillo o la tabla de cortar, y las manos, colocándolas debajo de un chorro de agua fría, hacia abajo y sin frotarlas. De esta manera, se arrastran los componentes y, al no frotar, no se generan más compuestos volátiles. Desde luego, antes de realizar esta limpieza, no es conveniente tocarse los ojos o mucosas por la irritación que se puede producir.
  • El problema de la halitosis ocasionada por el ajo se puede mejorar con algunos trucos. Quitar el germen del interior de los dientes de los ajos o dejarlos a remojo con agua fría antes de su uso, puede ayudar en muchos casos. Masticar algunas hojas de hierbabuena o menta también contrarresta de manera bastante efectiva el mal aliento.
  • Pelar los ajos puede ser un pequeño quebradero de cabeza para algunos. En el video que te proponemos abajo encontrarás una manera sencilla y sorprendente para dejarlos listos y bien pelados en menos de diez segundos.
  • Respecto a su conservación, es una hortaliza que, almacenada en un lugar fresco, seco y alejado de la luz, aguanta bastante tiempo manteniendo todas sus propiedades. No es necesaria su conservación en frío.

Fuente: Dr.AdrianCorillot.com