Saltar al contenido

Un par de fans denunció a Madonna por retrasar sus conciertos2 min read

4 febrero 2020

La cantante Madonna no está teniendo una racha brillante con su gira de conciertos Madame X. A sus problemas de salud, que la han obligado a cancelar varios de ellos en distintas ciudades, se une ahora la demanda realizada por algunos de los fans que acudieron a verla a esos recitales. Los seguidores exigen una compensación económica porque la cantante, afirman, se presentó muy tarde. 

Las denuncias vienen por parte de dos asistentes a sendos conciertos: Antonio Velotta y Andrew Panos, que acudieron a los shows que dio la cantante en la Brooklyn Academy of Music el 21 de septiembre y el 1 de octubre, respectivamente. A ellos se suma la de un tercer fan, Nate Hollander, de Florida, que presentó una demanda en la corte de Miami-Dade en noviembre después de que, en octubre, la cantante cambiara los horarios de su concierto de diciembre.

La impuntualidad de la diva del pop también ha colmado la paciencia de Velotta y Panos. Como cuenta el medio Page Six, los seguidores se enfadaron porque sus recitales tenían que haber comenzado a las 20.30 y, en el caso del de septiembre, empezó a las 23.30, y, en el de octubre, a las 22.40. Eso hizo que el final se retrasaran hasta más allá de la una de la madrugada.

De ahí que ahora ambos hayan decidido presentar una demanda ante la Corte Suprema de Brooklyn contra la cantante y contra la promotora del espectáculo, Live Nation, acusándoles de publicidad engañosa y de ruptura del contrato. Para Velotta y Panos, el hecho de que el concierto empezara tan tarde «hizo que las entradas perdieran valor». La cantante, afirman, tienen una enorme dificultad para cumplir sus compromisos respecto al tiempo» y Live Nation es consciente de que cualquier afirmación de empezar a una hora concreta no va más allá de una especulación optimista», asegura. 

Los dos hombres exigen que se les devuelvan unos 300 dólares (unos 270 euros) por las molestias causadas. Velotta, de 40 años, asegura que el retraso del concierto le hizo llegar a su casa a las tres de la madrugada. «La fastidió completamente con sus fans», afirma. Panos, de 35 años, y su esposa ni siquiera aguantaron el espectáculo completo. Se queja porque tuvieron que pagar horas extras a la niñera que cuidaba a sus hijos ya que no llegaron a su casa de Nueva Jersey hasta las tres de la mañana. «Hay artistas que aprecian a sus fans, pero creo que ella no tiene miramientos por nadie».

Fuente: El País