Saltar al contenido

¡Alerta, piojos! Salud da recomendaciones y recuerda que tenerlos no depende siempre de la «higiene personal»

27 febrero 2023
¡Compartí con tus amigos!

Los estudiantes suelen verse afectados por los piojos, que se adhieren al cabello y se alimentan de sangre humana. “No importa cuán buena sea su higiene personal o cuán bien limpie su hogar, la posibilidad de contraer este parásito es constante”, recordó el Ministerio de Salud.

Según la cartera, la forma más común de contraer piojos es el contacto directo con alguien que los tiene. Los niños que pasan mucho tiempo juntos en lugares cerrados como, por ejemplo, jugando o durante actividades deportivas, están en riesgo.

Los piojos son insectos chupadores de sangre, del tamaño de una semilla de sésamo, y son de color marrón a blanco grisáceo. Se ubican en la piel de la cabeza (cuero cabelludo) y ponen huevos, conocidos como liendres, que se adhieren en el cabello. Aunque es poco común, los piojos se pueden propagar al compartir ropa o pertenencias. Los piojos no vuelan ni saltan, se mueven arrastrándose.

Vale aclarar que los piojos no viven en los animales, por lo que no se pueden mudar de las mascotas. Los piojos se alimentan solo de seres humanos.

La pediculosis es corriente en escolares, por lo que el Ministerio de Salud aconseja a padres y madres el control, ante el inicio de clases. Revisar la cabeza del niño/a, sobre todo detrás de las orejas, en la nuca y en el flequillo lleva poco tiempo y puede evitar la propagación de los piojos en las instituciones educativas.

El síntoma principal de la pediculosis (parasitosis de piojos) es la picazón en el cuero cabelludo, ocasionada por la irritación de la saliva que el insecto deposita en la herida de la picadura. La irritación puede ser tan intensa que, al rascarse, se pueden producir rasguños en la piel e infecciones bacterianas.

Los piojos no transmiten enfermedades bacterianas ni virales. Sin embargo, por el rascado puede infectarse el cuero cabelludo con alguna bacteria o producir miasis.

Qué atenciones tener para prevenir el contagio:

Peinarle diariamente los cabellos a los niños y niñas. Limpiar los peines y los cepillos siempre.

Lavarle con frecuencia los cabellos: dos a tres veces por semana.

Evitar compartir los elementos de aseo personal.

Verificar si hay piojos o liendres, dividiendo el cabello en varios puntos. Use una lupa y una luz intensa para ayudar a localizarlos.

Debido a que los piojos pueden moverse con rapidez, puede ser más fácil ubicar las liendres. Las liendres pueden parecerse a la caspa. Sin embargo, la caspa se desprenderá con facilidad, pero las liendres permanecerán firmemente sujetas al pelo.

El riesgo de contagio es menor recogiendo el pelo si es largo (coletas, moños) o tapándolo (pañuelos). El pelo corto no sólo previene del contagio, sino que facilita mucho cualquier tratamiento.

¿Y qué hacer si encuentro piojos?

Comunicar a las personas que conviven o tienen contacto con el niño/a. Por tanto, hay que informar a la escuela para evitar la propagación.

Desinfectar la ropa y las sábanas, los peines, cepillos, los juguetes, las alfombras y tapizados.

Ropa y sábanas: lavarlas a 55ºC, al menos 20 minutos.

Peines y cepillos: lavarlos a 55ºC durante 5-10 minutos o sumergirlos 30 minutos en solución pediculicida o alcohol.

Juguetes: lavar a 55ºC durante 5 a 10 minutos y sellarlos en una bolsa de plástico hermética durante 2 semanas.

Limpiar el suelo, las alfombras y los tapizados de la habitación.

Cuando hay varios casos en una clase o familia, se debe revisar a todos cada 2 o 3 días. Sobre todo, al inicio de la infestación, puede que no se rasquen. No se debe tratar, salvo evidencia de piojos vivos, o al menos de picor y liendres muy cerca del cuero cabelludo.

No use insecticidas en aerosol o por nebulización. No son necesarios para controlar los piojos, y pueden ser tóxicos si se inhalan o se absorben a través de la piel.

Después de terminar el tratamiento con medicamentos para piojos, revise a todos en su familia para ver si tienen piojos después de varias semanas. Si encuentra piojos vivos, comuníquese con su profesional de la salud.


¡Compartí con tus amigos!