Saltar al contenido

¡El futuro es hoy! Las increíbles características de la pelota que se usa en el mundial

1 diciembre 2022

El esférico está dando información en tiempo real para los jueces, que podrán apoyarse en el VAR para tomar las determinaciones reglamentarias.

¡Compartí con tus amigos!

Al Rihla es el balón con el que las selecciones están disputando el Mundial de Qatar 2022. Un esférico que cuenta con tecnología nunca antes aplicada en este torneo, al tener un chip interno que le permite entregar datos a los jueces y jugadores sobre lo que está pasando en el terreno de juego.

Esta información ha sido aprovechada en el fuera de lugar semiautomático, que es otra de las novedades tecnológicas de la Copa del Mundo y con la que se puede establecer exactamente las partes del cuerpo que están en posición irregular para anular la acción de juego o el gol.

Todo esto gracias al sensor interno IMU (unidad de medición inercial) que hace una revisión del estado del balón 500 por segundo, lo que permite detectar con absoluta precisión el momento exacto en el que se golpea la pelota.

“El sensor de 500 Hz está dentro de la pelota y permitirá la recopilación de datos de movimiento de la pelota muy precisos y la transmisión a los oficiales de video del partido en segundos durante todo el torneo”, aseguró Adidas, la marca que lo diseñó.

La inclusión de esta tecnología en la pelota hace parte de una variedade de decisiones que tomó la FIFA para brindarle más herramientas a los árbitros y buscar una mayor garantía en la exactitud de la toma de decisiones.

El esférico está dando información en tiempo real para los jueces, que podrán apoyarse en el VAR para tomar las determinaciones reglamentarias necesarias, gracias al sistema de inteligencia artificial con el que cuenta y el sensor interno.

Esto también permite que sea capaz de proporcionar datos sobre la ubicación de los jugadores, sin interferir con el ritmo de los partidos, ya que su tecnología no afecta el movimiento y peso al ser golpeado o estar en el aire.

“Esta tecnología es imperceptible para los jugadores y no afecta su rendimiento en absoluto. El sensor funciona con una batería recargable, que se puede cargar por inducción”, afirmaron los desarrolladores de la pelota.

Fuente: Infobae


¡Compartí con tus amigos!