Saltar al contenido

En Roma, el cardenal paraguayo Adalberto Martínez tomó posesión de su título cardenalicio

7 diciembre 2022
¡Compartí con tus amigos!

En la fecha el Cardenal Adalberto Martínez Flores, Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Asunción, Administrador Apostólico de las Fuerzas Armadas de la Nación y la Policía Nacional y Presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya, tomó posesión de su título Cardenalicio a través de la titularidad de la Basílica San Giovanni a Porta Latina, ubicada en Via di Porta Latina (Roma).

En la celebración eucarística estuvo presente la Embajadora del Paraguay ante la Santa Sede, Señora María Leticia Casati, integrantes del cuerpo diplomático, así como numerosos sacerdotes y fieles paraguayos.

La misa fue concelebrada por el Cardenal Seán Patrick O’Malley, el reverendo padre Marco Tanghetti, superior general del Instituto de la Caridad, el reverendo padre Laiju Francis, rector de la Basilica San Giovanni a Porta Latina, y el reverendo padre Geoffrey Feldman, rector del colegio de los Rosminianos en Roma.

Fue maestro de ceremonia Monseñor Lubomir Weltinz, ceremoniero de la oficina litúrgica de la Santa Sede; el presbítero Juan Gaete Arrua, capellán de la Pastoral Virgen de Caacupé de Roma; el presbítero Reinaldo Roa, Secretario Canciller del Arzobispado de Asunción; el presbítero Fermín Castellano, párroco de Virgen de Nazaret en Asunción; y el presbítero Lucio Arana, párroco de Medalla Milagrosa en Fernando de la Mora.

Te puede interesar: El pedido le hizo el Papa Francisco al Cardenal Martínez, antes de la toma de posesión

“Ser cardenal de esta Basílica significa para mí una manera de vivir la experiencia de la Iglesia Universal. Yo sigo siendo Arzobispo de Asunción y me debo también a esta Iglesia particular en el Paraguay, pero al mismo tiempo también me debo a la Iglesia Universal. Ser Cardenal de la Iglesia Católica me exige estar mucho más unido a Jesús, mucho más unido al pueblo fiel de Dios que no tiene fronteras, que tiene ese corazón de Cristo que es un corazón abierto para la vida y esperanza del mundo”, dijo el cardenal Martínez, quien agradeció al Papa Francisco por el nombramiento y por darle la misión de tutelar la Basílica de San Giovanni.

Al finalizar la celebración la embajadora, Leticia Casati se dirigió al cardenal y expresó: «en esta fecha tan importante que inicia un nuevo camino, le digo que no está solo, que cuenta con el deseo y la determinación del gobierno y de los paraguayos de seguir caminando unidos para lograr un Paraguay mejor y construir juntos la nación de Dios, en el corazón de América del sur, bajo el amparo de la madre de todos los paraguayos, Tupāsy Caacupé».

Al asumir como titular de la basílica, el cardinal no rige ni gobierna en esa parroquia, sino que vela espiritualmente por ella y le sirve como sede cuando el cardenal debe realizar algún acto litúrgico durante su paso por Roma.


¡Compartí con tus amigos!