Saltar al contenido

Juicio por Fernando Báez: «Vengo a ayudar a la Justicia, por Fernando», declaró uno de los sobreseídos

16 enero 2023
¡Compartí con tus amigos!

En el marco del juicio por el crimen del joven hijo de paraguayos, Fernando Báez Sosa, declaró Juan Pedro Guarino, el joven que vacacionaba en Villa Gesell con los ocho imputados por el asesinato. Este aseguró que sintió «hasta vergüenza» por la agresión de sus amigos a la víctima, ocurrida la madrugada del 18 de enero del 2020.

El testigo, el primero en declarar en la audiencia de este lunes 16 de enero, contó qué vio frente a Le Brique esa noche. «Vi a Máximo al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien», relató. Y agregó que ésta no era la primera pelea para algunos de los integrantes del grupo: «Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones».

«Sentí mucha vergüenza, me da mucho dolor», agregó. Guarino es uno de los dos sobreseídos en la causa que investiga el asesinato del estudiante de abogacía y que tiene como imputados a Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano, Ciro (22) y Lucas Pertossi (23). «Vengo a ayudar a la Justicia, por Fernando», dijo antes de ingresar al Poder Judicial de Dolores.

El otro es Alejo Milanesi. Ambos declaran en esta onceava jornada. Y si bien no pueden ser imputados por el hecho -tal como explicó el fiscal-, están obligados a decir la verdad, ya que si no lo hacen, podrían incurrir en el delito de falso testimonio.

Siguiendo con su declaración ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Dolores, Guarino dijo que estaba muy «enojado» por lo ocurrido frente a Le Brique y recordó que cuando regresaron a la casa que alquilaban, se encerró en su habitación. 

Aclaró, en tanto, que en ese momento aún no sabía de la muerte de Fernando, y que recién se enteró de eso al otro día, durante el allanamiento que la Policía Bonaerense realizó la mañana posterior al ataque en la vivienda en la que se alojaban. «Cuando estábamos con los precintos. Lo dijo un policía», recordó sobre ese momento.

«Sigo teniendo tristeza, enojo, dolor, no poder creerlo», expresó el joven. Sobre su relación con los acusados, reveló que no con todos tenía una «amistad íntima». Sí manifestó, en cambio, una relación más cercana con Ciro y Luciano Pertossi. Agregó que a Blas Cinalli lo conocía del colegio y que a Máximo Thomsen, de jugar juntos al rugby.

«No sé si enemistado, pero intenté cortar todo tipo de relación. Los días los tenía que pasar igual con ellos. Pude cortar cuando salí», sostuvo, al ser consultado sobre su relación con los imputados tras el episodio ocurrido en Villa Gesell en enero de 2020.

Fuente: Filo News


¡Compartí con tus amigos!