Saltar al contenido

La historia del vestido de novia que fue furor en redes sociales3 min read

13 julio 2021
¡Compartí con tus amigos!

Como se sabe, Twitter es una de las redes sociales más utilizadas por las personas a nivel mundial, no solo para informarse, sino también para entretenimiento, socializar algún hecho o por qué no, para hacer denuncias públicas.

Tal es el caso de una usuaria de nombre Pauli Arévalos, que mediante su cuenta, realizó una denuncia de supuesta estafa y que hoy día ya se volvió viral, causando indignación en muchos, aunque también ya se han hecho ´memes` de lo acontecido.

“Me decidí a contar la historia de cómo fui ESTAFADA con mi vestido de novia. Cuento esto para no le vuelva a pasar a nadie”, comienza relatando la mujer afectada.

“Me comprometí el 15 de agosto, pusimos fecha para el 19 de junio. Yo quería mi vestido cuanto antes para poder librarme de ese “estrés”. El 27 de agosto decidí escribirle a Fernando Preda, diseñador paraguayo que vive en Tulum. “Amigo” a quien siempre admiré mucho”, explica.

Asimismo, añade que en el mes de septiembre Preda le envía los primeros bocetos. “Primero la idea era que yo compre las telas de una tienda de NY que él me recomendaba, se las enviaba y él se encargaba de la confección. Pero días después cambia de idea y me dice que él se encargaría de TODO”, continúa.

Posteriormente, la mujer detalla que el diseñador en cuestión le pasó un presupuesto total de USD 2.870, cerca de Gs. 20 millones. Desde ese entonces, el acuerdo fue hacer un pago fraccionado mensualmente hasta diciembre.

Sin embargo, el hombre le pidió un adelanto de USD 800 para comprar los materiales, lo cual le fue enviado. “Siempre que me pedía yo obvio le enviaba en el día. Confiaba en que me decía la verdad y estaba muy emocionada con mi vestido”, relata.

Pero todo comenzaba a tornarse extraño debido a que este recién en la cuarta semana de octubre envió una muestra de la tela y por si fuera poco, el diseñador comenzó a pedir más y más adelantos, saliendo claramente del monto acordado al principio.

El vestido debía estar todo hecho para finales de diciembre, pero el hombre no se había comunicado con la cliente hasta entonces. “Se acuerdan que mi vestido iba a estar “a más tardar para Navidad”? Bueno, a partir del 5 de enero empecé a escribirle casi todas las semanas. Obviamente ya empezaba a preocuparme, no había visto ni media foto hasta ese momento”, dijo.

Es allí cuando la situación comienza a empeorar según su relato y explica que luego de tantas idas y vueltas, su vestido recién estuvo listo en el mes de abril, aunque claramente no fue como ella lo solicitó, por lo que lógicamente no lo pudo usar en su casamiento.

Más allá del triste episodio que le tocó pasar, la historia termina cuando días antes de la boda, la propia mujer se encargó de comprar otro vestido, el cual lo adquirió según ella a un costo mucho menor que lo que invirtió por el anterior.

“Por suerte todo tuvo un final feliz, 2 días antes de la boda fui a un outlet y compré mi vestido por muchiiiiiiiisimo menos y me quedó perfecto”, explicó por último.

Seguí la historia en este hilo:


¡Compartí con tus amigos!

😷Coronavirus en Py: Día 511 de cuarentena, 453.031 casos, 422.050 recuperados, 15.086 fallecidos

¡Compartí con tus amigos!


¡Compartí con tus amigos!