Saltar al contenido

La odisea de Laika, la primera perrita que viajó al espacio3 min read

3 noviembre 2020
¡Compartí con tus amigos!

Un 3 de noviembre pero de 1957, llegaba al espacio la primera astronauta, la perrita de dos años llamada Laika. La misma se convirtió en la primera criatura de la Tierra en salir al mundo exterior y su historia sigue generando críticas, comentarios  y teorías diferentes.

Aquí te contamos la historia:

Debido al éxito obtenido con la misión que puso en órbita al satélite Sputnik 1 en 1957, el líder principal de la Unión Soviética, Nikita Jruschov, anunció un mes después que realizarían otro lanzamiento pero con una nave tripulada.

Esta expedición se llevaría a cabo a fin de celebrar los 40 años transcurridos desde la Revolución Rusa. Como no se tenía claro si los seres humanos podían soportar las condiciones del viaje para el espacio, se decidió que el tripulante seleccionado sería un animal; en este caso, Laika, una perrita callejera rescatada en Moscú.

La misma fue seleccionada por llevar una vida en la intemperie, pues se suponía que podría aguantar condiciones extremas, según los científicos. Desde el entrenamiento hasta el viaje, la odisea que vivió Laika es recordada hasta ahora, que han pasado 63 años de aquel viaje.

Laika, por ejemplo, fue colocada en espacios reducidos por varias horas, para que pudiera acostumbrarse a las pequeñas dimensiones del cohete en el que viajaría al espacio. Según BBC, los expertos tuvieron poco tiempo para perfeccionar la nave de Laika y, en menos de un mes, desarrollaron la cápsula Sputnik-2.

La recordada perrita despegó específicamente el 3 de noviembre de 1957, en una cápsula que tenía el tamaño de una simple lavadora, de acuerdo a las imágenes. Las primeras informaciones suponían que Laika había muerto luego de cinco meses orbitando en el espacio; sin embargo, la perrita falleció a las seis horas del despegue.

De acuerdo a El Heraldo, nunca existió la posibilidad de que Laika sobreviviera a la misión, ya que su cápsula no fue diseñada para ser recuperable. Pese a esto, la supuesta predicción soviética era que en los días siguientes al despegue la perrita volvería al planeta a bordo de su nave.

Más tarde el gobierno ruso habría difundido una versión sobre la muerte de Laika, expresando que esta falleció a causa de una eutanasia. Solo después de la caída de la Unión Soviética, los científicos que habían participado en el programa desvelaron la verdad, afirmando que los sensores implantados en Laika mostraron que, durante el lanzamiento, el ritmo de las pulsaciones de la perrita aumentó muchísimo, situándose tres veces por encima del ritmo en estado de reposo.

Además, revelaron que los sensores de temperatura mostraron que la humedad y la temperatura de la cápsula donde estaba la perrita aumentaron poco después del inicio de la misión. La temperatura llegó a pasar los 40°C. Así pues, seis horas después del despegue, los sensores registraron una parada cardíaca.

Según BBC, “estaba claro que la perrita había muerto como consecuencia del supercalentamiento de la cabina y el satélite con el cuerpo de Laika dio 2.370 vueltas en órbita hasta que ardió al entrar en la atmósfera el 14 de abril de 1958”.


¡Compartí con tus amigos!

😷Coronavirus en Py: Día 261 de cuarentena, 79.517 casos, 56.510 recuperados, 1.704 fallecidos

¡Compartí con tus amigos!


¡Compartí con tus amigos!