Saltar al contenido

¿Quién es Adalberto Martínez? Te contamos los detalles del primer cardenal paraguayo

29 mayo 2022
¡Compartí con tus amigos!

El papa Francisco anunció este domingo un consistorio para el nombramiento de 21 nuevos cardenales y entre los estos se encuentra el que será el primer cardenal de Paraguay, se trata del arzobispo de Asunción, Adalberto Martínez Flores.

De tal manera, Martínez Flores se convertirá en el primer cardenal de Paraguay, aunque contaba con el español nacionalizado paraguayo Cristóbal López Romero, quien es arzobispo de Rabat, Marruecos.

Monseñor Adalberto Martínez Flores, Obispo Castrense, nació en Asunción el 8 de julio de 1951, tiene 70 años de edad y 37 años de sacerdocio, habiendo sido primero ordenado Diacono en abril de 1985 (en la parroquia San José de las Islas Vírgenes, Caribe) y presbítero el 24 de agosto de 1985 (en la Iglesia La Piedad de Asunción) para la Diócesis de Santo Tomás de las Islas Vírgenes Americanas, Caribe.  En las Islas de Santa Cruz y Santo Tomas, trabajó en el apostolado con los hispanos parlantes y migrantes. Luego de 9 años de ministerio sacerdotal en las Islas Vírgenes, regresó al Paraguay para incardinarse en la Arquidiócesis de Asunción. Fue párroco de la Parroquia “Sagrados Corazones de Jesús y María” en Asunción, Paraguay (1995-1997).

Cuenta con 24 años de episcopado habiendo sido ordenado Obispo titular de Tatilti, como Auxiliar la Arquidiócesis de la Santísima Asunción el 8 de noviembre de 1997. El 18 de mayo de 2000 fue trasladado a la neo-erigida Diócesis de San Lorenzo.  El 19 de febrero del 2007 fue nombrado Obispo de la Diócesis de San Pedro; y el 14 de marzo de 2012 fue trasladado al Ordinariato Militar, como Obispo de la Fuerzas Armadas de la Nación y de la Policía Nacional, hasta el 2018. Posteriormente, continua como cabeza de la última, pero como Administrador Apostólico.

Después de los estudios primarios en Coronel Oviedo y secundarios en Asunción (1957 – 1969), cursó los Estudios Universitarios de Economía en la Universidad Nacional de Asunción. Se trasladó a Washington D.C., Estados Unidos, para continuar sus estudios de Inglés avanzado y luego Filosofía (1973-1977). En esos años colaboró asiduamente en la pastoral hispana en apoyo al Centro Católico Hispano del área.

Participó por 4 años en cursos y talleres sobre espiritualidad sacerdotal en la Escuela Internacional Sacerdotal del Movimiento de los Focolares en Frascati (Italia) culminando al mismo tiempo sus estudios de Sagrada Teología en la Pontificia Universidad Lateranense en Roma (1977 – 1981). Fue Director de Congresos Internacionales para la formación de los seminaristas del Movimiento de los Focolares en Buenos Aires, y otras provincias de la Argentina (1981 – 1984).

El 23 de junio mediante un comunicado de la Santa Sede, fue nombrado como Obispo Titular de la Diócesis de Villarrica del Espíritu Santo y el 16 de setiembre tomó posesión canónica de la misma.

Responsabilidades en la Conferencia Episcopal Paraguaya

  • Responsable de la Coordinación Nacional de Pastoral de Juventud desde 1997 hasta el 2007.
  • Secretario General desde el 2005 hasta noviembre de 2015. Fue también Obispo Responsable de Comunicación, Laicos, Ecumenismo y Educación (2015 -2018).
  • Vicepresidente de la Comisión Organizadora de la Visita Papal (2015).
  • Presidente de la CEP, período 2018 – 2021, 2021 – 2024.

Responsabilidades en el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)

  • Fue Obispo Responsable de la Sección Juventud del CELAM desde 2003 a 2007.
    • Ha sido elegido en la Asamblea del CELAM del 2011 como Presidente del Departamento de Comunicación y Prensa del Consejo Episcopal Latinoamericano, por el periodo 2011-2015.

Lema de Escudo

El escudo episcopal representa en símbolos aspectos del episcopado como signos más personales del Obispo y sus objetivos, conjuntamente con un lema que habrá de caracterizar su ministerio pastoral.

Lema: “Que todos sean uno”. (San Juan 17, 21).

La víspera del sacrificio de la Cruz, Jesús mismo ruega al Padre por sus discípulos y por todos los que creerán en Él, para que sean uno como El y el Padre son uno.

Símbolos del Escudo

En el escudo personal de Monseñor Adalberto Martínez Flores, en el centro hay una cruz cuyos extremos se abren como pétalos que hablan de la fecundidad del Árbol de la Salvación. En este madero hemos encontrado la vida.

El mismo Cristo, que sobre el madero, llevó nuestros pecados en su cuerpo, a fin de que, muertos a nuestros pecados, viviéramos para la Justicia; con cuyas heridas habéis sido curados. (1P 2, 24).

En el centro de la cruz se halla insertado un diamante, que representa al Crucificado.

El Apóstol Pablo nos dice: Así, mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; fuerza de Dios y sabidurías de Dios. (1Cor. 1, 21 – 25). Cristo, crucificado es la diadema de la Fuerza y sabiduría de Dios. En el libro de los Proverbios se lee: Adquiere la sabiduría, a costa de todos sus bienes adquiere la inteligencia. Has copiado de ella, y ella te analizará; ella te honrará, si tú la abrazas; pondrá una diadema de gracia, una espléndida corona será tu regalo. (Pr 4, 7 – 9).

Como trasfondo del escudo la explosión de los siete colores del arco iris simboliza la Resurrección de Cristo, además de ser el signo de la Alianza entre Dios y los Hombres. Pongo en mi arco, las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra. (Gn 9, 12 – 4). Los siete colores también representan la universalidad de la Iglesia, y la unidad en la pluralidad de los hombres para que en él “Que todos sean uno”, la oración de Jesús al Padre pueda realizarse.

El río en el escudo es representado con la franja azul como la puerta de entrada de la Buena Nueva en nuestra tierra traída por los misioneros. Los misioneros simbolizados en el escudo son tres, surcando las aguas en la barca de la Iglesia: Santos Roque González, nuestro primer Santo Paraguayo, Juan Del Castillo y Alonso Rodríguez, ellos dieron sus vidas para testimoniar con su sangre el amor y la fe incondicional a Cristo y a su Iglesia. La barca simboliza el compromiso misionero del Pastor, de echar las redes sobre la Palabra del Señor para recoger la pesca abundante para el Reino de Dios.

La inicial “M” en el ángulo superior izquierdo simboliza a la Santísima Virgen María, tan venerada y amada por todos los paraguayos. Es madre y refugio de los pecadores, “plano inclinado, que conduce a Dios”. Las estrellas que rodean la inicial simboliza la virginidad de María, antes, durante y después del parto.

Detrás del escudo está puesta la cruz procesional, la mitra episcopal con las seis borlas en cada lado dispuestas en tres hileras que flaquean el escudo. Estas son las insignias de prelado con el rango de Obispo de acuerdo con las instrucciones de la Santa Sede de fecha 31 de marzo de 1969.


¡Compartí con tus amigos!