Saltar al contenido

¿Sabías que? Un tapabocas tarda más de 400 años en desintegrarse2 min read

16 septiembre 2020

A más de seis meses del inicio de la pandemia, el mundo experimentó cambios de todo tipo. En hábitos, en formas, en viajes, en salidas, en saludos, en prioridades, en múltiples aspectos, las personas tuvieron que adaptarse a un nuevo modo de vivir.

Por su parte, la madre naturaleza también sintió estos cambios e incluso al principio, la pandemia fue en muchas partes del mundo un respiro para ella a causa de las bajas emisiones de CO2. No obstante, un factor la amenaza fuertemente y aunque se trate solo de un objeto, su efecto puede ser inmenso: miles de tapabocas que invaden las calles, los ríos y hasta los mares.

En este sentido, el medio Forbes reportó que la demanda de mascarillas se ha incrementado de forma exponencial en el mundo; por ejemplo, solo en un mes, China exportó más de 4 millones de crubrebocas.

“Estos invaden los vertederos y océanos de todo el mundo, provocando una vez más la alteración de los ecosistemas orientados a su destrucción”, informó la asociación francesa Operación Mar Limpio. La misma advierte que esta situación es nueva para el mundo por tratarse de mascarillas, sin embargo es reflejo del mismo retroceso donde se acumulan los desechos plásticos, producto de una cultura universal de “usar y tirar” agravada por una tasa de reciclaje poco significativa.

Ahora, ¿qué se puede hacer para contrarrestar este tipo de contaminación? De acuerdo a lo recolectado por el medio Forbes, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recomendó que una vez usada la mascarilla se debe cortar en pedazos y ser colocada en una bolsa. A pesar de que esto evita que el coronavirus se propague, continúa reforzando los desperdicios plásticos.

Por eso, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) aconsejó no tirarlos en la calle sino reciclar o enviar a un centro de reciclaje, de lo contrario 10 millones de mascarillas estarían en el medio ambiente cada mes.

Desde WWF destacaron que una mascarilla tarda más de 400 años en desintegrarse y si se encuentra en el río o en el mar no solo amenaza a las especies sino a la vida humana. “Hasta que la protección del medio ambiente no sea una prioridad y no se mejore el sistema de tratamiento de los desechos, no se podrá garantizar el bienestar humano, la salud ni mucho menos el futuro”, expresa el informe.

😷Coronavirus en Py: Fase 3, día 197 de cuarentena, 34828 casos, 19257 recuperados, 705 fallecidos